Este era el peligro continuo que por más de 30 años los moradores de la comunidad Manku de la parroquia San Pablo de Ushpayaku de Archidona se enfrentaban a diario, un puente de madera sobre el río Jondachi que por las inclemencias del tiempo estaba al borde del colapso, por el temor a sufrir accidentes, habitantes preferían cruzar por el mismo río buscando el lugar más bajo.

Previo a esta situación autoridades de la provincia hace 4 meses emprendieron una caminata hacia la comunidad en el que observaron el deterioro del puente, reuniéndose con los moradores y estableciendo un acurdo para la intervención inmediata del puente que su principal problema era el tablero de madera.

En un plazo de 1 mes obreros de la empresa contratada por la prefectura de Napo con el apoyo constante de los habitantes lograron culminar esta obra de mucha importancia realizando varios cambios, el puente sobre el río Jondachi tiene una luz de 54 metros y 1.52 de ancho, tiene un tablero antideslizante, pasamanos para la seguridad de los transeúntes, dos torres que soportarán el peso de dos caballos cargados con productos.

La Prefectura de Napo ha destinado un monto aproximado de 6.900 dólares de inversión para la remodelación del puente, mientras que el Gad Municipal de Archidona dona 25 tubos de petróleo para uso en el sostén del puente.

Esta infraestructura les trae seguridad, disminuye el riesgo en el traslado entre muchos otros beneficios a cerca de 250 personas en especial a varios agricultores y estudiantes.

Seguido a esta obra también se ha realizado la apertura de 2 kilómetros de desbanque desde la comunidad Casa Blanca hasta el límite del río Jondachi, en el que posteriormente se ha planificado lastrarlo, en este contexto se trabaja de manera integral con un mecanismo planificado, estos proyectos son el reflejo de su compromiso de velar por el desarrollo comunitario.

SU COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)